Tinajas para vino

Moreno León Tinajeros desde 1783

El barro es el material que desde la antigüedad usa el hombre para la elaboración de sus vinos.  Lo que conseguimos con la fermentación y crianza del vino en nuestras tinajas de barro es la pureza de  aromas y gustos de las variedades autóctonas de cada zona. La porosidad propia del barro permite la “micro-oxigenación” no interfiriendo en nada mas, también tenemos temperaturas  mas regulares, muy importante en la crianza. En definitiva vinos mas frutales y frescos, sobre todo mas puros, sin maquillaje, respetando las notas y características de las distintas  variedades de uva.

Nuestras tinajas pueden ir tratadas con colofonia o cera  de abeja. La colofonia es un producto natural derivado de la resina de pino usado ancestralmente para el recubrimiento de las anforas, como lo atestigua el historiador romano Plinio  el Viejo 35 años después de Jesucristo y que gracias a las modernas técnicas de refinamiento no transmite sabor ni olor, permitiendo así mismo una pequeña micro oxigenación. En el sector del vino natural están muy contentos con los resultados de nuestras tinajas poniendo más unidades campaña tras campaña, en lugares como Francia, Italia, Alemania, Portugal, Chile, Argentina, Uruguay, Nueva Zelanda, Japón y en  España (Priorato, Terra Alta, Penedés, Requena, Rioja, Bierzo etc.)

Tinaja

El movimiento interno dentro de la tinaja permite un vino tranquilo, con un movimiento muy débil que permite aportar un intercambio
lento de taninos.

Dolium

Permite una propagación de la velocidad en el interior y por lo tanto, una recirculación.
Gracias a este movimiento, el vino cerca de la pared está tenso y permite un poco más de interacción con el oxígeno. Este movimiento no pone las lías en suspensión sino el vino
en contacto con ellas.

Huevo

El movimiento interno en el huevo permite sobre todo un movimiento hacia arriba
y hacia abajo con algunas circulaciones aleatorias.Permite tener un vino tranquilo con algunas agitaciones inciertas.

bajo petición

complementos

Instalación del grifo de vaciado en cada una de nuestras tinajas de barro para vino.

Instalación de un colmador en cada una de nuestras tinajas de barro para vino.

Como muchos de vosotros ya sabéis en Poggio al Bosco , el vino es una historia de tradición , experimentación y pasión .
Hoy queremos contaros la historia de un instrumento que tiene que ver con la experimentación científica de hace siglos y que forma parte de nuestra tradición: el tapón de llenado. Su origen es bastante misterioso, existen teorías contradictorias sobre quién lo inventó y cuándo pasó a formar parte del uso común en la producción de vino, pero no hay duda de que este increíble dispositivo ha revolucionado el trabajo del productor de vino. 
No importa qué material se elija para el almacenamiento y la crianza: una vez finalizada la fermentación, nuestra primera tarea es asegurarnos de que no haya contacto entre el vino y el aire. Para que esto esté garantizado, todas nuestras tinas y toneles están equipados con un tapón de llenado, asegurando así que el dióxido de carbono, resultado de la fermentación, pueda ser liberado sin que aumente la presión dentro de las barricas (ralentizando el proceso de fermentación) y evitando que el vino entre en contacto con el aire que daría lugar a acetificación.
Las tinas de cemento, acero y toneles de roble se llenan luego hasta el borde y luego cada instalamos su colmador.
En nuestra bodega guardamos decenas de botellas de los tipos de vino con los que hemos llenado las cubas, para poder ‘rellenar’ cubas y toneles cuando el vino se retira con las bajadas de temperatura y así asegurarnos que estén siempre llenas y ese contacto con el oxígeno es lo más limitado posible. Cuanto menor es la cantidad de oxígeno en contacto con el vino, menor es el riesgo de oxidación; por ello revisamos todas nuestras cubas periódicamente, para estar atentos tanto a la fase de expansión como a la de reducción.