INICIO

La tinaja,

Siempre presente en nuestras casas, en la cocina o bodega. Cuando ya había servido muchos años y estaba vieja y gastada pasaba a una segunda vida, serviría para hacer en ella la cal con la que pintar las paredes, o en el corral para sembrar  una parra o unos  geranios, aquí con el tiempo se acabaría rompiendo, pues aun así le quedaba  mas servicio, sus grandes trozos serían unas buenas tapaderas para las colmenas o  servirían  como grandes “tejarones” puestos  encima de las paredes de tapia para protegerlas de la lluvia.
Así, sin pretenderlo hemos ayudado a conformar con nuestro trabajo el bello paisaje de nuestra tierra.